Diferencias entre una web común y una sanitaria.

Quizás se pregunte, cuál es la diferencia entre una página web sanitaria y una común. ¿Qué tiene de especial, por qué hay que tomar en cuenta las buenas prácticas, qué importancia le da el paciente a esto, influye en mi consulta, cualquier puede diseñar una página web relacionada con temas de la salud, esto me interesa?

Veamos en el siguiente cuadro cuáles son las diferencias y por qué le damos tanta importancia:

Código de Deontología Médica:

Web Sanitaria:

Sigue los lineamientos establecidos por el Código de Deontología Médica del Consejo  General de Colegios Oficiales de Médicos.

Web convencional:

Ni siquiera sabe que una página web relacionada con temas de salud debe seguir normas para garantizar su responsabilidad con la comunidad médica.

Actualizaciones de la información:

Web Sanitaria:

Ofrece contenido siempre actualizado y notifican al usuario cuando fue la última actualización global que se hizo del sitio para garantizar que está leyendo contenido veraz y 100% actualizado.

Web convencional:

No muestra al usuario cuando ha sido su última actualización. El usuario debe verificar la información en otras fuentes para encontrar las últimas actualizaciones. Contenido estático y estrictamente promocional.

Responsabilidad:

Web Sanitaria:

Muestra, bajo el formato adecuado, quién es el responsable médico. Así el usuario tiene una idea clara de quién está detrás del contenido de la página web.

Web convencional:

No específica quién es el responsable médico de la página web. Por lo que la autoridad y confianza queda entredicha. El usuario verifica la información en otras fuentes.

Contenido:

Web Sanitaria:

Ofrece contenido, debidamente referenciado a las fuentes académicas y científicas. Utiliza un lenguaje claro y define el tipo de contenido de acuerdo a la etapa del usuario.

Web convencional:

Publica cualquier tipo de información, sin fundamento claro, sin referencias científicas, solo para llenar contenido en un blog que no ofrece valor a los usuarios.

Usabilidad:

Web Sanitaria:

El usuario encuentra fácilmente la información que busca. El contenido está redactado de forma tal que mejore la experiencia del usuario.

Web convencional:

La información no está estructurada debidamente y el usuario tiene que hacer un mayor esfuerzo cognitivo para usar la página web, hasta que decide irse y visitar otras fuentes.

 

Seguridad y Protección de Datos:

Web Sanitaria:

Toma en cuenta el Reglamento General de Protección de Datos para garantizar la seguridad y confidencialidad de la información de su paciente.

Web convencional:

Están obligadas a tener un banner de Cookies, una política de privacidad y un aviso legal que generalmente extraen de otras páginas y cambian los datos. No son específicas ni personalizadas

Complementación:

Web Sanitaria:

Advierte al usuario en el contenido que la información que visualiza sirve para complementar y no para sustituir la opinión del médico tratante. Es responsable con la comunidad médica.

Web convencional:

Ni siquiera toma en cuenta el uso que hace el usuario de la información que lee en la página web.

¿Le gustaría comprobar el rendimiento de la web de su consulta médica?

Nos encantaría ayudarle. Por eso creamos una auditoría (única en su estilo) que nos permite evaluar su presencia en Internet y enviarle todos los puntos de mejora que puede aplicar hoy mismo para incrementar hasta 3 veces la autoridad y la confianza de sus usuarios.

auditoria-en-marketing-saludable